TARTA DE OREO, LA TENTACIÓN DEL CHOCOLATE



Tarta de Oreo, con chocolate cremoso / Foto Cuchiflitos

Una fantástica tarta para disfrutar del chocolate, el ingrediente principal, imprescindible en la mesa de cualquier adicto al cacao. Esta tarta es tan rica como sencilla ya que, al no precisar horno, se prepara mucho más rápido de lo que se toma, que ya es decir, porque es vista y no vista. Además, las galletas Oreo atraerán la atención -y las cucharas- de los niños.
No es precisamente una tarta de dieta, pero ¿quién puede resistirse al placer de paladear un chocolate cremoso?
La preparación es tan fácil que es ideal para una tarde con niños, que pueden participar sin problemas y disfrutar mientras dan sus primeros pasos como mini chefs. Y no necesita horno, por lo que los más pequeños pueden intervenir a lo largo de casi todo el proceso. Es una tarta para lucirse y quedar bien en cualquier ocasión. Probad y veréis que no será la única vez que os la pidan.

Riquísima y fácil de preparar, no se puede pedir más a esta tarta / Foto Cuchiflitos


Ingredientes para la base


  • 300 gr. de galletas Oreo
  • 50 gr. de mantequilla


Ingredientes para el relleno


  • 200 gr. de chocolate fondant o de cobertura
  • 200 gr. de nata para montar (importante, mínimo con un 33% de materia grasa)
  • 40 gr. de leche condensada
  • 70 gr. de mantequilla líquida
  • Galletas para decorar, pepitas de chocolate o lacasitos


Elaboración


Triturar las galletas con un molinillo eléctrico o presionando con el mazo de un mortero o el dorso de una cuchara. Cuando estén desmigadas, incorporar la mantequilla líquida, previamente calentada en el microondas.
Cuidado con esta operación. Habrá que hacerlo a la mínima potencia y controlando cada 10-15 segundos si la mantequilla se ha derretido y repitiendo unos segundos más hasta que esté líquida, con precaución para no pasarse de tiempo porque entonces se quemaría y podría salpicar el interior del microondas y, lo peor, a nosotros si no tenemos cuidado al retirarla.
Mezclar cuidadosamente las galletas desmigadas y la mantequilla y cubrir con la masa el fondo y las paredes de un recipiente. Podemos utilizar uno desmoldable o, en su lugar, forrar otro con papel vegetal para que, una vez finalizada la receta, podamos desmoldarlo cómodamente.
Dejar reposar la mezcla en el molde durante varias horas. Si tenemos prisa podemos meterlo tapado en el congelador mientras terminamos la receta.

El chocolate se añade a la nata cuando esta comience a hervir / Foto Cuchiflitos


Para el relleno, calentamos la nata en un cazo a fuego suave removiendo con frecuencia. Cuando ropa a hervir, retiramos del fuego e incorporamos el chocolate troceado, la mantequilla derretida y la leche condensada. Mezclamos fuera del calor hasta que todos los ingredientes estén bien ligados y vertemos en el molde.

El chocolate debe mezclarse con la nata y el resto de ingredientes hasta formar una pasta homogénea /Foto Cuchiflitos


Decoramos con galletas Oreo, con pepitas de chocolate o con lacasitos si queremos darle un toque de color.
Dejamos reposar toda la noche en la nevera. Desmoldar y servir. Está deliciosa.

La tarta está mucho más rica pasados dos o tres días, así que si sois capaces de esperar os compensará disfrutar del sabor reposado del chocolate, aunque será difícil resistir a la tentación.


Irresistible, la tarta está mucho más rica si la dejamos reposar dos o tres días / Foto Cuchiflitos




Comentarios

Entradas más populares