ACEITUNAS NEGRAS ALIÑADAS; VERSATILIDAD Y SABOR

Aceitunas negras aliñadas con ajo, aceite de oliva, pimentón y orégano / Foto Cuchiflitos


Pocas cosas son tan versátiles a la hora de preparar un aperitivo como unas aceitunas. Combinan con cualquier bebida, alcohólica o no, y son acompañante excepcional en múltiples preparaciones e ingrediente principal en los tapenade.
Son una de las fuentes más ricas de grasas mono insaturadas -procedentes del ácido oleico-, Vitaminas A y E y de hierro. Sus beneficios a la hora de reducir el llamado colesterol malo, su intervención en la producción de glóbulos rojos y transporte del oxígeno a las células y su poderoso efecto antioxidante son razones suficientes para incluirlas en una dieta variada. Por todo eso y por su sabor, claro, que está bien tener en cuenta sus propiedades pero no hay que obviar el placer para el paladar.
En numerosas regiones españolas se preparan aliños para las diferentes variedades de aceitunas, y como Andalucía es principal productora es allí donde se concentra la mayor diversidad de preparaciones. Sin embargo, Aragón y la comarca extremeña de La Vera destacan también por los aliños de las aceitunas negras, aunque en pocos sitios como en León las preparan para ser degustadas como aperitivo típico de la Semana Santa.
En cuestión de preparaciones las variantes son casi infinitas pero en esta ocasión nos centraremos en el modo leonés. Al no ser esta tierra olivos, obviaremos el tratamiento de la oliva negra para que pierda su amargor natural y utilizaremos las que se encuentran ya dispuestas a la venta; por supuesto, con hueso. Podríamos utilizar las que se comercializan deshuesadas pero el sabor nada tiene que ver.

Ingredientes:


  • ¼ de kg. de aceitunas negras
  • Aceite de oliva
  • 2 ó 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Orégano
  • Una pizca de sal


Elaboración:

La preparación es tan sencilla que es casi imposible que salga mal.
Se comienza por seleccionar unas buenas aceitunas negras y verter en un recipiente hondo para poder realizar la mezcla.
Pelar los dientes de ajo, picar finamente y añadir a las aceitunas. Incorporar una cucharadita de pimentón, una pizca de sal, orégano al gusto y un buen chorro de aceite de oliva. Remover bien y dejar reposar unas horas antes de servir para que se integren todos los sabores.


Aceitunas negras aliñadas / Foto Cuchiflitos

Si se prepara una buena cantidad de aceitunas se pueden guardar en un tarro de cristal y la mezcla aguanta perfectamente unos días. El aceite de oliva, el pimentón y el orégano son estupendos conservantes y mantendrán las aceitunas en perfecto estado. Sin embargo, el ajo se irá deteriorando si se deja mucho tiempo, cosa poco probable porque terminarán desapareciendo mucho antes; garantizado.
A estos ingredientes se añade en ocasiones cebolla picada, aunque entonces no podremos dejar las aceitunas en reposo muchos días.
La cantidad de ajo dependerá de las aceitunas a preparar y del gusto de los comensales pero mejor comenzar con un par de dientes e ir añadiendo más si se considera necesario.
Ganarán en sabor si se utiliza un poco de pimentón picante mezclado con el dulce, o el denominado ocal o agridulce.
Otra de las variantes de su preparación consiste en sofreír el ajo cortado en láminas y dejar que se haga ligeramente antes de añadir el pimentón y verter sobre las aceitunas.
Cualquiera de las opciones es sencilla de preparar e igualmente exquisita. En León es costumbre consumirlas así en los aperitivos durante la Semana Santa pero en realidad se toman en cualquier época del año.



Comentarios

Entradas más populares