MACROLEPIOTA PROCERA; CONDENADA SIN JUICIO PREVIO


Macrolepiota en maza de tambor/ Foto Cuchiflitos


En esta temporada, no teníamos pensado dedicar ninguna entrada a la Lepiota Procera, entre otras razones, porque a estas alturas del calendario es bastante difícil encontrarla en el campo.

Sin embargo,  la alarma producida en Cataluña por la intoxicación de varias personas, nos obliga a romper una lanza en favor de esta riquísima seta que nada ha tenido que ver con en el envenenamiento.Es cierto que los intoxicados comieron Lepiotas, pero no la Procera sino otra muy tóxica que se le parece -por algo es de la misma familia- llamada Lepiota Brunneoincarnata. 
La característica principal de la Macrolepiota Procera conocida  también como Parasol, Apagallums, Galamperna y Cachote,según se la nombre en castellano, catalán, euskera o gallego respectivamente, es su GRAN TAMAÑO, pudiendo alcanzar el sombrero de algunos ejemplares los  cuarenta centímetros de diámetro. Cuando es joven, estos sombreros están cerrados alrededor del pie y se parecen a una maza de tambor. Una vez abiertos, tienen escamas y mamelón central y  bajo él, en el himenio, láminas blancas. El pie es alto, hueco, fibroso y abultado en la base, tiene también  un anillo doble y  móvil  que se desplaza verticalmente.
 

"Macrolepiota";gran sombrero,láminas blancas, anillo móvil,pie largo y abultado en la base. A a su lado, -se puede observar la diferencia de tamaño-  "Lepiota áspera" muy parecida a la peligrosa Brunneoincarnata con pié corto y anillo frágil.
  Estas son algunas de las  características -no todas-  que nos ayudarán a identificar una Lepiota. Pero si esto es dificil de recordar,lo que sí es fácil tener en cuenta es  lo relativo a su gran  tamaño;   Basta saber que nadie debe  recolectar una Lepiota   cuyo sombrero sea MENOR DE 10 CENTIMETROS DE DIÁMETRO.

 Por debajo de esta medida se encuentran no solo las nombradas  Brunneoincarnata, también las peligrosísimas Lepiotas Helveolas.

MACROLEPIOTAS CON JAMON Y ALMENDRAS

Siguiendo una receta de Manuel Toharia en su “Libro de la setas”, vamos   a preparar unas Macrolepiotas  jóvenes, sanas y carnosas por estar cerradas aún en maza de tambor.

Ingredientes/ Foto Cuchiflitos


Ingredientes:

  • Lepiotas: Cantidad libre, aunque cuidado con abusar: a veces nos llevamos un susto innecesario,  simplemente porque hemos comido demasiado. Para aquellos que con un “aperitivo” de setas no tienen suficiente, aconsejamos que las coman compañadas de una base de pasta o verdura.
  • Aceite, máximo dos cucharadas por persona.
  • Almendras picadas, una cucharadita para cada uno.
  • Ajo, al gusto
  • Jamón, al gusto


Forma de hacerlas:

1.- Se desecha el pie leñoso de las setas y se limpian retirando la cutícula del sombrero; esto último no es obligatorio pero las hará más digestivas y más suaves al paladar.

2.- En una sartén, echamos unas cucharadas de aceite y  doramos ligeramente el ajo.

3.- Agregamos el jamón  en tiras y las almendras picadas, rehogamos durante dos minutos  y  a continuación agregamos las setas troceadas.
Dejamos que sofrían a fuego lento durante diez minutos, o hasta que hayan consumido todo el agua, y servimos muy calientes; bien solas o como guarnición de un plato de pasta o verdura  previamente cocida y rehogada.


Macrolepiotas troceadas sobre pasta/ Foto Cuchiflitos


NOTA


1.-Como casi todas las setas, la Macrolepiota contiene un porcentaje muy alto de agua, que en este caso oscila entre 80/90%. También, y en cantidades muy pequeñas, contienen  hidratos de carbono, proteínas, minerales , fibra y vitaminas B2 B3 y D2.
Cada 100 gramos proporcionan unas 20 calorías.

2.- Los sombreros cerrados  van muy bien para rellenar con carne; los abiertos pueden cocinarse como escalopes,  como esos tan apetitosos que  hace unos días publicó Petra en su blog mamaquehayparacenar.blogspot.com.


3.- Y como siempre, recordaros que antes de consumir una seta recolectada por manos  no expertas, o en el caso de existir la más mínima duda, debéis  dirigiros a cualquier Sociedad Micológica de vuestra ciudad donde estarán encantados de  poder orientaros. Eso si, no las presentéis en  bolsas de plástico ni destrozadas porque de esa forma, aunque los expertos quisieran ayudaros no podrían.






   

Comentarios

  1. Que receta más rica! la pena que ya no encuentro macrolepiotas donde las suelo coger habitualmente
    Muchas gracias por la mención!

    ResponderEliminar
  2. Buf! Que buena pinta! Supongo que sin no las conoces bien no debes comerlas!

    ResponderEliminar
  3. Hola Breakfast Lover, por supuesto que hay que conocerlas, pero si te fijas verás que no es dificil. Los envenenamientos son siempre causa de alguna imprudencia.
    Gracias por visitarnos

    ResponderEliminar
  4. Hola Petra, echa un vistazo porque aunque no con la abundancia de principios de temporada, están volviendo a salir. Estas de la foto en el prao son de hoy mismo.
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares