NIDOS DE "CANTHARELLUS"



El cantharellus es conocido popularmente con el nombre de rebozuelo. Se trata de una seta atípica, ya que en la cara inferior de su sombrero posee  nervaduras en vez de láminas.

Su color, entre amarillo oro y anaranjado suave,  alegra los bosques de hoja caduca desde  finales de primavera, hasta bien entrado el otoño.

Su agradable olor y sabor a albaricoque la hace  combinar mejor  con alimentos dulzones, como cebolla confitada, pasas, dátiles, piñones o almendras, que con el ajo o el jamón de los revueltos tradicionales, pero como no nos cansaremos  de repetir, sobre gustos no hay nada escrito.

Para quienes les guste mezclar dulce y salado, proponemos esta receta.

Ingredientes para 4 personas

  • 320 gr. de pasta (fetuchini o similar)
  • 400 gr. de setas
  • 40 gr. de dátiles o pasas
  • 40 gr. de piñones o almendras
  • 20 gr. de aceite
  • 20 gr. de mantequilla
  • 1 cebolla mediana
  • 4 manzanas
  • 4 cucharadas de vino dulce “Pedro Ximénez” o similar
  • Sal y pimienta

Elaboración


Cocer la pasta en agua hirviendo con sal y unas gotas de aceite. Una vez cocida, refrescar bajo el grifo, escurrir y reservar.

Lavar y partir en rodajas las manzanas, asar ocho de esas rodajas durante dos minutos en bolsa especial para microondas. El resto de las rodajas de  manzana se cortan en trozos pequeños y se reservan.

En una sartén, poner una cucharada de aceite y saltear  la cebolla muy picada. Cuando está transparente, agregar las setas, luego los piñones y las pasas y finalmente el vino.
Cocer a fuego muy lento hasta que el agua de las setas y el Pedro Ximénez hayan evaporado. Retirar del fuego e incorporar los  trocitos de manzana que teníamos reservados.

Con el resto del aceite, rehogar la pasta y servir en un plato, colocando primero las rodajas de manzanas asadas, luego la pasta haciendo un nido, y dentro de él el revuelto de setas.

Salpimentar y colocar encima una pizca de mantequilla.

Notas

El contenido calórico de esta receta está en torno a las 2.200 calorías; unas 550  por comensal.

  Los sometidos a dieta hipocalórica pueden aligerar este plato sustituyendo la mitad de la pasta (unos 120 gr. ya cocida)  por setas o  verdura y suprimiendo la mantequilla.  Con sólo este pequeño sacrificio  dejarían de ingerir unas 170 calorías.

Comentarios

Entradas más populares