ALCACHOFA, LA PROMESA DE UNA FLOR



La alcachofa es el capullo de una planta en desarrollo que, de no ser cortado en esa fase de su crecimiento, termina por convertirse en una flor no comestible de color azul violáceo. De ahí la importancia de comprar las alcachofas verdes, compactas al tacto y antes de que sus fibrillas interiores maduren y se transformen en pelillos de color blanco-violeta.

Las partes comestibles de la alcachofa son las bases carnosas de las hojas interiores y el cogollo.

Las  hojas exteriores, por ser duras, oscuras e incomestibles, se utilizan junto a los troncos (muy amargos), bien para hacer infusiones, bien para preparar caldos base que agregar a guisos.

Contiene gran cantidad de sustancias fenólicas, algunas de ellas -especialmente si se come cruda- con poder astringente; otras antioxidantes y otras reductoras del colesterol. A estas propiedades medicinales se  une que es sabrosa e  hipocalórica - sólo 18 calorías por cada 100 gramos- y  rica en fibra -10,8 gramos-, cualidades que la hacen muy recomendable en dietas  ligeras y saludables.

Curiosidades 

Alcachofa.-  Del árabe al’qarshuf , que significa cardo pequeño.

Cynarina .-   Es uno de sus componentes. Hace que todo lo que se ingiera después de comer alcachofas adquiera un sabor dulce.


Familia.- Como  todos los cardos, pertenece a la familia de la lechuga y está emparentada con el salsifi y la alcachofa de Jerusalén.

Vino.-  Como  distorsionan el sabor de otros alimentos, no son un acompañamiento adecuado para los buenos vinos.

Una de las formas más ricas de prepararlas es al natural, cuya receta encontrarás.

Comentarios

Entradas más populares